dependencia emocional

Dependencia Emocional

Resulta normal que todos deseemos sentir afecto por parte de una persona amada, sin embargo, cuando este deseo se convierte en una necesidad estamos hablando de una dependencia emocional. Desde pequeños los niños presentan una dependencia emocional con su madre o cuidador, ya que necesitan de aprobación y cuidados de estos, sin embargo, esto es una actitud inmadura que el niño aun no aprende a regular, por otra parte, la necesidad de la presencia permanente de su cuidador ira disminuyendo mientras vaya adquiriendo habilidades sociales y emocionales que le permitan relacionarse de una manera sana y cuando su cuidador le apoye para generar seguridad en sí mismo.  

Me gustaría comenzaremos por tratar de definir de manera amplia que es la dependencia emocional, ya que no existe una definición única para ello. Agrupando los elementos que me resultan más relevantes podría definirla como: una vinculación afectiva permanente y excesiva con otra persona, que tiene un patrón continuo de necesidades emocionales.

Como sucede con cualquier otro tipo de dependencia o adicción al consumo de sustancias, la dependencia emocional funciona similar, a base de refuerzos o estímulos positivos que agradan en este caso a la persona y que terminan convirtiéndose en una dependencia emocional.

Como muchas adicciones es imperceptible en un principio, y puede confundirse con conductas de afecto exacerbadas únicamente, sin embargo las consecuencia para la persona dependiente resultan a la larga bastantes dolorosas, ya que el desapego o separación de la persona dependiente puede generar síntomas como, alteraciones del sueño, reacciones ansiosas o depresivas, perdida en muchas ocasiones de la propia identidad (ya que puede avocarse gran parte de su tiempo a cubrir las necesidades del otro y no las propias), dificultades para expresar desacuerdo con los demás debido al temor a la pérdida de apoyo o aprobación, también puede afectar en los tiempo para si mismo o de ocio, además de perdida o abandono de las propias relaciones sociales, dificultad para tomar decisiones por si mismo,  preocupación y temor al abandono, entre algunos otros. 

En el fondo de una dependencia emocional, se encuentra una baja autoestima y un alto grado de inseguridad que se fueron desarrollando muy probablemente desde la infancia y que ha permitido que las relaciones personales del afectado hayan sido siempre de esa manera.

Esta afectación puede llegar a consecuencias de maltrato físico y psicológico por parte de los otros, y en la persona dependiente sentirse inferiores y culpables y sobre todo relacionarse con baja autoestima, por ello es importante  que si tu logras identificar en ti este problema, o conoces a alguien que tenga rasgos o bien sea dependiente emocional, acudas con especialistas que puedan apoyarte y en Psicoterapia Integral Metepec contamos con un grupo de terapeutas que podríamos ayudarte con este problema. 

Mtra. Lizeth B. Ocampo

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctanos por WhatsApp