Discutir con tu pareja no es malo

Uno cree que cuando se tiene una discusión en su relación es porque ya no está funcionando o que las cosas van de mal en peor, y que se requiere terminar. El tener discusiones en una relación es más normal de lo que parece, porque es una manera de comunicarse, no es la forma adecuada, pero de esa forma se expresa la inconformidad de dos mundos opuestos, esto quiere decir que lo que lleva pensamientos, perspectivas, e incluso diferentes pasados y heridas. Y si el conflicto se quiere evitar en vez de hablar las cosas, las emociones se siguen acumulando y la molestia cada vez se hace más grande. 

La mayoría de las veces si hay conflictos es a causa de la responsabilidad compartida, y el problema no es que haya diferencias o conflictos, es el no saber cómo se solucionar sin llegar a herir a la otra persona. Comúnmente cuando se discute se llega a tocar heridas, generalmente nuestras reacciones y emociones suelen ser negativas, como la ira o la melancolía, pero no significa que se deben de insultar, gritar, o hablar sin realmente escuchar a la otra persona. La mayoría de las veces las peleas no inician por lo que sucede, inician por un tono de voz equivocado, por lo tanto, si en algún momento llegara a suceder, se sugiere que se deje pasar un tiempo antes de hablar, para que ambos puedan estar tranquilos, hablando un tema a la vez, respetando la forma de pensar y los turnos para dialogar cada quien. 

También el discutir habla de que la pareja se tiene mucha confianza de expresar en algo que no está de acuerdo de lo que dice el otro y lo cual normal y sano, ya que a veces al no tener los mismos puntos de vista en una plática, y se pueda expresar abiertamente la molestia o el enojo, en algunas ocasiones se llega a un acuerdo y a veces no y no pasa nada y esto tiene que pasar en una pareja sin que eso quiera decir que la relación ya se fracturó. Lo que hará la diferencia es cómo transmitamos nuestras emociones, expresando cómo se sienten realmente, qué fue lo que dolió o molesto y tener siempre en mente que ambos abordan un tema y dan argumentos para llegar a acuerdos y a una solución, para poder crecer como personas y que la relación evolucione, poniendo límites, hablando y negociando, de esta manera, se pueda crear mayor compatibilidad y equilibrio.

Tener miedo de expresar lo que sientes y estás pensando porque el otro se va a enojar más, o, aunque no estén enojados, pero no se atreven a estar en desacuerdo, por miedo de la reacción de la pareja. Ambas situaciones no son sanas, es mejor que la pareja aprenda a expresar lo que siente y piensa con respeto que las que nunca dicen nada, puesto que una relación se basa en respeto, comunicación y confianza.

Por eso los invito a reflexionar esta pregunta ¿se puede amar y respetar incluso cuando hay enojo, tristeza y dolor?

Sin antes mencionar que discutir no es uno contra el otro, debería ser los dos contra el problema, las peleas y complicaciones no solo son naturales sino necesarias dentro de una pareja sana. Las parejas felices y duraderas son las que aprenden a lidiar y resolver problemas juntos.

Todos hemos escuchado la frase que dice “ninguna pareja es perfecta”, pero se puede formar un espacio seguro con ella.

Mtra. Erika Gpe. Servín M.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctanos por WhatsApp