El poder de nuestras palabras.

Uno de los aspectos más importantes dentro la crianza de los niños son las palabras que empleamos para educarlos. Las palabras que decimos no se las lleva el viento, dejan huella, ya sea positiva o negativa. Ningún padre o madre tiene la receta secreta para darle la mejor educación a sus hijos, y, en algunas ocasiones, caemos en el error de decir cosas que pueden desanimar a los niños, destruyendo su autoestima o entorpeciendo la relación que se tiene con ellos. Somos humanos y es normal equivocarnos, pero es importante saber reconocer los errores y pedir perdón, y perdonarnos a nosotros mismos, para seguir mejorando la relación entre padres e hijos, y, si lo hacemos, estamos dando un buen ejemplo, porque los niños repetirán lo que vieron y escucharon dentro del entorno familiar. 

Por ello, es importante que, al comunicar alguna idea, una regla, buscar corregir alguna conducta etc., procures hacerlo de forma positiva, enviándole a tus hijos un mensaje de amor, de motivación, para que puedas potenciar su confianza, autoestima y seguridad. Si les dices que hay un tesoro al final del arcoíris, te creerán, pero también te creerán cuando le dices que son llorones, miedosos, malos, etc. Lo que sucede es que el menor pensara, que en realidad así es, y que no puede hacer nada para cambiarlo, y estaremos dañando su desarrollo emocional, y con ello todas las áreas de su vida. Es recomendable centrar la atención en sus cualidades y habilidades, destacando lo que hace bien en el momento, y buscar las expresiones adecuadas de lo que pueden cambiar en el futuro para conseguir un resultado positivo, donde se sienta escuchado por sus padres, porque la forma en que nos comunicamos determina cómo es nuestra relación con ellos. 

No importa cuánta rebeldía muestre tu hijo o hija, siempre debes educarle con amor, y límites, si lo educas con violencia, su futuro será violento. La forma más apropiada de hablar con tu hijo es referirte hacia él como si fuera la persona más inteligente, amable y asombrosa que conozcas, porque confiando en que lo es, se lo podrás trasmitir y él con más seguridad lo será. Hazle ver que tiene el potencial para hacer todo lo que quiera, que puede hacerlo con esfuerzo y constancia, que es fuerte, valiente y, al comunicarte de forma positiva y asertiva con tu hijo, también lograrás que aumente su confianza en ti.

El equipo de Psicoterapia integral Metepec está capacitado para ayudar a los padres de familia, brindándoles las herramientas necesarias para construir una relación sana, con comunicación activa con sus hijos; sin olvidar que todo lo que se les diga hoy, les quedará grabado en su memoria y en su corazón. Recordemos que una palabra, dicha con amor u odio, deja huella imborrable. Por eso es primordial educar sus emociones para que sepa expresarlas de forma adecuada para su desarrollo personal.

Erika Gpe. Servín Márquez.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctanos por WhatsApp