Autolesiones

Las autolesiones o autoagresión, es un acto autoinflingido para causar dolor o daño de manera superficial, sin tener la intención de llegar al suicidio; este tipo de lesión, es una forma de enfrentar el dolor emocional, la frustración, el enojo, la depresión, entre otros.

Es importante reconocer que la autolesión no es una enfermedad mental, es una conducta, una forma dañina de enfrentar las emociones. Si bien la autolesión puede traer una sensación de calma momentánea y de liberación de tensión, generalmente, después de llevarla a cabo reaparecen los sentimientos de culpa, vergüenza, miedo en general, es decir, reaparecen las emociones dolorosas.

Si bien las lesiones no pretenden causar la muerte de manera intencional, la escalada en la gravedad de estas es un factor a tomar en cuenta, así como problemas que se pueden desencadenar derivado de estas, como infecciones o lesiones graves que puedan causar la muerte.

¿QUIÉNES SE AUTOLASERAN?
Cualquier persona, a cualquier edad, aunque normalmente este tipo de conductas se presentan a partir de la adolescencia o iniciando la adultez, aunque esto no es una regla. Este tipo de conductas son más frecuentes en personas que han presentado problemas de baja autoestima, desórdenes alimenticios, estrés postraumático, ciertos trastornos de personalidad, personas abusadas en su niñez, entre otros más, y esta conducta no es exclusiva de un sexo.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?
No existe una causa única que provoque que alguien se autolesione. En general, las autolesiones pueden ser el resultado de diferentes factores, como pueden ser, tener escasa capacidad y pocos recursos emocionales para enfrentar desafíos, situaciones o problemáticas de manera saludable, así como la dificultad para controlar las emociones, como es la autorregulación para expresar o comprender las emociones que experimentan.

La autolesiones les sirven a las personas que las autoinfligen, justo para intentar regularse, tratar de controlar o reducir la angustia o la ansiedad y buscar una sensación de alivio, desviar la atención de las emociones dolorosas a través del dolor físico, sentir que se tiene el control, suprimir recuerdos y situaciones difíciles, liberar sentimientos fuertes que les abruman, como rabia, soledad o desesperanza, en otros casos intentar castigarse por errores aparentes y que se convierten en recuerdos recurrentes, en muchas otras ocasiones, se busca tener cualquier sensación cuando la persona se siente vacía emocionalmente, puede ser una manera de expresar sus sentimientos al exterior o que sea simplemente una forma de “gritar” que se necesita ayuda.

¿CÓMO SE MANIFIESTA LA AUTOLESIÓN?
Las maneras de autoinfligir lesiones son muy diversas y ocurren en privado, de manera controlada y hasta ritualizada; pueden ir desde cortadas no profundas, quemaduras de cigarro, rasguños, rascado de la piel, grabarse en la piel símbolos o palabras, perforarse la piel, hasta romperse huesos.

Las autolesiones pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, sin embargo, ocurren con mayor frecuencia en los brazos, las piernas y la parte frontal del torso, Las personas que se lastiman pueden emplear más de un método para hacerse daño.

Por todo lo ya expuesto, es importante estar alertas de las señales que las personas pueden presentar, como el uso frecuente de blusas de manga larga o pantalones incluso en climas calurosos, frotamiento zonas específicas para generar lesiones, justificación frecuente de sus lesiones, dificultad en sus relaciones interpersonales, entre otros; si tu observas este tipo de conductas de manera reiterada en alguna persona o tu mismo presentas este tipo de conductas, es importante que pidas apoyo a un experto que pueda ayudar, en Psicoterapia Integral Metepec puedes encontrar la ayuda que necesitas.

M.I.T.F. Lizeth Ocampo

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctanos por WhatsApp