separacion

¿Cómo llevar a cabo una separación?

Una relación amorosa siempre tiene secuelas tanto positivas como negativas, aumentando la variable del tiempo, intensidad, pasión o nivel de intimidad. Cuando se produce una ruptura es normal el que cueste desacostumbrarse, pues estuvieron vinculados en tantos aspectos que cuesta trabajo divisar siquiera tareas simples sin aquel complemento; cuesta trabajo volver a reencontrarse con uno mismo, sobre todo si durante mucho tiempo nuestras prioridades eran por y para la pareja.

Esto, definitivamente no es el fin del mundo por más oscura que la realidad parezca en el momento, pues nos invita a cuestionarnos si más que amor, era dependencia emocional.

Las crisis nos obligan a salir de nuestra zona de confort, y en este caso en específico, nos alienta a revisar desde dónde nos estamos vinculando… De entrada el concepto de amor es abstracto y totalmente variable de una persona a otra, ahora bien, el amor para una persona puede significar sacrificio, dolor, miedo a la soledad, etc., por eso, siempre es un foco rojo, aunque suene muy romántico, el «no puedo vivir sin ti», «sin ti me muero».

¿Cómo volver a reconstruir nuestra dignidad y nuestra estabilidad emocional? Tomando en cuenta que es un golpe inevitable para ambas partes. El primer punto es tomarlo con la calma más prudente posible, dejar de priorizar las etiquetas de terceros, pues muchas veces nos sentimos como un fracaso ante aquellos ojos, pero son personas que no están involucradas totalmente y no conocen al cien por ciento la situación actual, en lugar de preocuparse por dichas críticas, podemos empezar a escucharnos a nosotros mismos, hacer aquellas actividades que dejamos pendientes u olvidadas por dedicar tiempo a la pareja, empecemos a hacer pequeños cambios de forma paulatina, pero que sean significativos: cambiar rutinas, hábitos, atrevernos a conocer lugares y personas, remodelar o simplemente cambiar nuestro espacio, volverlo a sentir propio y hacerlo a nuestro gusto individual, retomar actividades olvidadas, etc.

Evitemos el encerrarnos en nuestro mundo, hay que conocer y entender que el universo es tan grande como nosotros queramos, lo podemos limitar a una persona y un lapso de nuestra vida o lo podemos ampliar tanto como deseemos.
No negamos el duelo, ni el dolor, es parte del proceso y recordemos que nada es eterno ni inamovible, las relaciones bien pueden durar 2 años, o también pueden convertirse en 60 años juntos.

A veces el primer paso para salir adelante es buscar ayuda y que mejor que acercarse a una persona externa a la situación, un profesional, que sobre todo esté preparada en este tipo de temas. No dejes que la tristeza te invada y apague tu luz.
Hay ocasiones que una separación es un acto de amor hacia uno mismo.

César Luna

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Contáctanos por WhatsApp